BLOG

09/10/2020

A puerta cerrada

    En la sala desordenada de un apartamento angosto se reúne un grupo de desconocidos. Luego de saludarse y buscar sus guiones, impresos o en sus teléfonos celulares, empiezan a hacer teatro. Las sillas y el sofá están arrimados en un solo extremo, y sus ocupantes miran a los intérpretes mientras esperan su turno. Un día, un Edipo que sufre y suda se enfrenta a un Tiresias con un palo de escoba mientras el coro refunfuña porque no le dejaron recitar el griego original de la obra. En otra ocasión, tres funcionarios burocráticos rotan por el mismo asiento y anuncian su pertenencia a puestos y departamentos muy distintos. Entre silencios graves y risas más o menos contenidas, el espectáculo procede.

 

Hay un manojo de reglas: la obra empieza todos los jueves a las ocho; no podemos ser más de diez; no importa si llegas tarde, pero llega antes de tu primer diálogo; cuidado con la lámpara con la que todos se golpean la cabeza; quédate a cenar, que hay para

todos. No hay mayor ensayo preliminar que haber leído el texto, y este depende únicamente del número de asistentes confirmados, excepto en el caso de un invitado imprevisto, como le ocurrió a un servidor, que se queda con la preciada voz en off. Uno las llamó “lecturas dramáticas”, y al resto, una congregación que deviene comunidad, le pareció bien. Toda interpretación es efímera, pero estas limitan la vida de esa obra a su duración.

 

Aquí hay una renuncia. Lejos de la tarima, de los vestuarios y del atrezzo, e incluso de un público, no queda para estos discípulos del teatro sino el mismo teatro que nace entre aquellas paredes. Algunos leen con atención mientras recitan sus líneas, otros modulan las emociones que proyectan hasta que parece que están en otro mundo, y hay unos cuantos que parecen haberse preparado para ese momento todas...

Poesía

— Laura Estrada

Cuento

— Daniel Franco Sánchez

Cuento

— Agustina Sánchez

Alimento semanal pa'l alma:

suscríbete a nuestro newsletter

Puedes seguirnos por:

  • Spotify - Círculo Negro
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

editorial graviola

un sello independiente comprometido con la difusión de las voces que emigran de Latinoamérica

Pamplona, España 2020